El plan de estudio. El estudio diario y durante la semana

Si te planteas un plan de estudios semanal en poco tiempo tendrás un control total sobre las asignaturas que debes estudiar (o recuperar), y podrás planificarte perfectamente para no pegarte atracones en las semanas previas a las evaluaciones.

 

Para hacerte un buen plan de estudios, tienes que tener claro unas cuantas cosas:

 

¿Qué días se estudia?

¿Cuánto tiempo por asignatura?

Los deberes ¿cuándo es mejor hacerlos?

¿Cuánto tiempo y cuántos días se estudia cada asignatura?

¿Y cuánto tiempo libre me queda?

¿Cuándo se repasa?

¿Qué no debo de olvidar?¿Cómo debe ser un buen plan de estudios? 

 

 

¿Qué días se estudia?

 

Pues preferiblemente los lunes, martes, miércoles y jueves, pues de esa manera podemos resolver dudas que nos surjan en el estudio al día siguiente, y durante el fin de semana repasaremos lo estudiado los sábados (por la mañana) y si es necesario, el domingo (por la tarde).

 

¿Cuánto tiempo por asignatura?

 

Eso depende de la dificultad y de los que nos guste la materia, sobre esto no hay ciencia… eso sí, lo ideal es estudiar aproximadamente 2 días en semana y luego dedicar otro al repaso.

 

Los deberes ¿cuándo es mejor hacerlos?

 

Al final de la tarde, después de estudiar. Así los deberes nos sirven de refuerzo y de entrenamiento, y los hacemos entendiéndolo todo, sin dudas. ¡ Se acabó eso de..."no lo he hecho porque no sabía hacerlo..." !

 

¿Cuánto tiempo y cuántos días se estudia cada asignatura?

 

• Las asignaturas prácticas como Matemáticas, Física, Idiomas... Se deben estudiar (o trabajar en forma de deberes) todos los días en periodos cortos (media hora) para desarrollar la operatividad.

 

• Las asignaturas teóricas como Literatura, Historia, Geografía... Se deben estudiar durante periodos más largos (una hora); con esquemas o resúmenes, y de 2 a 3 días en semana más el repaso semanal del sábado o domingo.

 

¿Y cuánto tiempo libre me queda?

 

Pues además de lo que te sobre entre diario, te queda libre la tarde del viernes y del sábado, y todo el domingo por la mañana, que no está nada mal. Si sobra algún día entre diario, se puede utilizar para imprevistos.

 

¿Cuándo se repasa?

 

Pues preferiblemente el sábado y el domingo.

 

 

Por último, mientras estudio no debo de olvidar:

 

Leer

- En silencio o en voz alta.

- Poniendo en ello todos los sentidos.

- Buscando las palabras que no entendemos.

 

Subrayar y resumir

- Preferentemente a lápiz, y si es subrayar, con lápiz bicolor.

- Sólo las palabras más importantes.

- No hace falta subrayar artículos ni preposiciones.

- El resumen se hace a partir del subrayado, y debe ser algo fluido.

 

¿Cómo debe ser un buen plan de estudios? 

 

Un buen plan de estudio debe ser:

 

Realista: ajustado a las posibilidades del alumno y al tiempo de que se dispone. Hay que marcarse un plan de estudio REAL, no imposible. Olvídate de "voy a estudiar 4 horas diarias, 6 días a la semana..." No. Hay que intentar cuadrar todas las actividades que realizamos en el día a día (deporte, academias, lectura...), y que aún nos quede tiempo para nosotros, y para nuestra familia y amigos. Si no eres realista, lo dejarás a los 2 días de empezar, y estarás en el mismo punto que antes.  

 

Flexible, funcional y revisable: que pueda modificarse si surgen imprevistos.

 

Hecho a la medida : elaborado por uno mismo o con la ayuda del profesor. Aquí es importante valorar las dificultades que entrañan las asignaturas del curso, teniendo en cuenta la dificultad de las materias, la base que tengo, la exigencia del profesor de cada asignatura...

 

Sencillo y práctico : que ayude a estudiar con claridad y eficacia.

 

 

Así que teniendo todo esto en cuenta, puedes comenzar a crear tu propio plan de estudios distribuyendo las materias de estudio a lo largo de la semana, atendiendo a lo siguiente:

 

1) Cantidad de ejercicios, problemas, resúmenes y demás actividades que suele encargar cada profesor durante la semana.

 

2) Tiempo que le dedicaré a diario y/o por semana a cada asignatura.

 

3) Tiempo necesario para el repaso antes de la clase y/o examen, y después de la clase, para fijar bien los conceptos y ver en qué fallo o tengo problemas. 

 

4) Días de descanso durante la semana. Lo normal es descansar el sábado por la tarde y el domingo, pero a lo mejor no vendría mal tomarse un respiro a mitad de la semana.

 

Fija por escrito tu horario personal y la planificación del estudio. Sé flexible al hacerlo, pero riguroso en cumplirlo, sin concesiones, hasta que se haga un hábito y pronto verás los resultados.

 

Y para que te hagas una idea concreta de cómo te puedes planificar la semana, aquí tienes un ejemplo de plan semanal que puedes adaptar a tus necesidades. Como puedes ver, te queda libre el viernes, la tarde del sábado y la mañana del domingo. ¿No está mal, no?  

 

Si te marcas un plan de estudio en serio y lo sigues a diario verás cómo en menos de lo que te imaginas tus notas dan un giro de 180º, a mejor.

 

Aquí tienes de manera gráfica la planificación de una tarde estudio "de verdad", con sus descansos y tiempo para los deberes, y de una semana de estudios, para que puedas hacerte uan idea de cómo puedes organizarte tú. 

Planificación de una tarde de estudio
Planificación de una tarde de estudio
Ejemplo de plan de estudio semanal
Ejemplo de plan de estudio semanal