El proceso de estudio

Estudiar me mata... porque no sé cómo hacerlo...
Estudiar me mata... porque no sé cómo hacerlo...

 

¡Ponte a estudiar ahora mismo!

 

Seguro que te han dicho esto mil veces, pero... ¿qué es estudiar? ¿en qué consiste? ¿en ponerse delante del libro 3 horas? ¿en repetir como un loro lo que pone?

 

No... Estudiar es un proceso que tenemos que conocer y analizar para mejorar en cada uno de sus puntos y así aprovechar cada vez más el tiempo que le dediquemos. La clave no está en dedicarle mucho tiempo, muchas horas, sino en sacarle todo el provecho a esas horas de estudio.  

Tienes que tener claro que: 

 

Estudiar es un proceso en el que interviene todo nuestro ser y está dirigido al objetivo de aprender y de saber.

 

Cuando estudiamos tenemos que potenciar:

 

LA VOLUNTAD: debemos tener el firme propósito de querer algo. El propósito tienes que tenerlo claro: aprobar el examen, sacar un 10 en Matemáticas, aprender inglés porque este verano me voy a Irlanda... lo que sea, pero que ese propósito sea tuyo, sólo tuyo. Si no lo tienes demasiado claro, mira aquí para tener 101 razones.

 

Estudiar porque "si no apruebo mi padre me mata" no vale de mucho. Cámbialo por un "voy a estudiar para aprobar lengua, y así saber más para el curso que viene, hablar y escribir mejor, que me va a hacer falta en la vida y de paso darle una alegría a mi padre". 

 

LA INTELIGENCIA: al estudiar debemos ejercitar al máximo nuestra capacidad de pensar, de reflexionar, de analizar, de comparar, etc. Tenemos que utilizar todos nuestros recursos intelectuales, y ponerlos a trabajar todos juntos. Y para eso hay que utilizar todos los sentidos: hay que mirar, observar, escuchar, sentir, oler...  ¿no te lo crees? Mira, un ejemplo. Si tengo que estudiar las plantas fanerógamas seguro que me entero mejor con una foto que con una descripción, y si encima tengo una maceta o un parque cerca, seguro que me entero aún mejor... 

 

LA AFECTIVIDAD: tenemos que provocar nuestro gusto por aprender y “disfrutar” del estudio y del trabajo. Además de la satisfacción del trabajo bien hecho, tenemos que disfrutar sabiendo, aprendiendo cosas... ¿a tí no te da gusto cuando eres capaz de superar una etapa de un videojuego? ¿y no te gusta además jugar a ese videojuego, aunque te maten cada dos por tres? ¿No te gusta demostrarle a la chica, o al chico que te gusta que sabes cosas, que tienes cerebro, que puedes hablar en serio de las cosas porque sabes de lo que hablas?

 

 

¿Y en qué consiste este proceso de estudio?

 

1. TOMA DE CONTACTO

 

En esta fase prepararemos el estudio, y se trata de: 

 

1. Leer. Es la parte fundamental. Si no entiendes lo que lees, haz lo que sea posible para entenderlo (diccionario, preguntar...). Si hay que leer dos, y hasta tres veces para enterarte, no pasa nada. 

 

2. Subrayar / Resumir. Es imprescindible para separar lo que interesa de lo que no.

 

Para subrayar lo mejor es emplear dos coleres, rojo y azul, por ejemplo, para poder señalar con un color (rojo, pongamos) lo que consideremos imprescindible, y con el otro (azul) el resto de lo que consideremos importante.

 

Para hacer un buen resúmen hay que recordar que éste no debe ser mayor del 25% de la extensión del original.

 

3. Esquematizar. Imprescindible para conectar y ver las relaciones entre las diferentes cosas que estudiamos, o para sintetizar ideas. Hay muchos tipos de esquemas: de líneas, de llaves, mapas mentales... cada uno sirve especialmente para una cosa en concreto.

 

2. CONECTAR  Es clave para entender lo que estudiamos y ver su utilidad.

 

1. Coordinar con saberes anteriores. Relacionando lo que aprendemos con lo que ya sabemos facilitamos el proceso de retención, pero además lo realmente importante, lo que hay que tratar es de conectar lo que estudiamos con la vida diaria, con lo que nos rodea, con lo que nos gusta... Esta es una de las partes más gratificantes del estudio, darse cuenta de que todo está relacionado, de que las cosas no son porque son, sino que hay algo que las une... una vez que eres capaz de entender la relación -a veces oculta - entre las cosas, sientes no sólo satisfacción, sino además puedes decir con certeza que "sabes de lo que hablas", o sea, que te lo sabes...   

 

2. Retener. Fijar en la memoria los datos que tenemos que aprender. Hay técnicas para retener, pero normalmente tras haber entendido y relacionado bien las cosas no es complicado reternerlas en su conjunto. 

 

3. EVOCAR  es ser capaz de recordar lo anterior.  O sea, ser capaz de expresárselo a otra persona, oralmente o por escrito. Para ello deberás:

 

1. Repasar. Es totalmente necesario. Hasta el mejor estudiante tiene que repasar. Hasta tu profesor tiene que repasar de vez en cuando las cosas que sabe porque si no se olvidan, sobre todo si no se usan.

 

2. Fijar. Fijar no es lo mismo que retener. Fijar es dejar afianzados los conocimientos de manera permanente en tu cabeza. Aquí son útiles las técnicas nemotécnicas, o sea, las técnicas específicas para fijar y recordar datos.

 

Un ejemplo, yo en la autoescuela aprendí que ARRECIFE es Asiento, Retrovisor, Cinturón y Freno de mano, los gestos imprescindibles que debes hacer una vez te sientas al volante de un vehículo antes de arrancar (ajustar el asiento y los retrovisores, ponerse el cinturón de seguridad y quitar el freno de mano). Y cada vez que conduzco, lo recuerdo. Así, sin más. 

 

Otro: "Petaca da bodega", o sea, /p/ /t/ /k/, consonantes sordas, se convierten en /b/ /d/ /g/ si hay voz, si son sonoras (mira aquí para saber de qué estoy hablando...).

 

Y otra: yo tengo gran facilidad para recordar fechas históricas (no me digas por qué), y así, los teléfonos de mis amigos me los aprendo haciendo una pequeña historia lo más burda y extraña posible que recoja las fechas del teléfono, en grupos de dos.

 

ejemplo: 91 675 89 12 (me lo invento)

 

91 es el prefijo de Madrid, no cuenta

6: yo he vivido siempre en un sexto

75: año de la muerte de Fancisco Franco

89: reformas de Mijail Gorvachov en Rusia

12: hundimiento del Titánic

 

en el sexto murió Franco, y Gorvachov que le odiaba se fué de vacaciones en el Titánic.

 

6 75 89 12

 

Hay varias técnicas, algunas muy complejas, pero todas muy útiles, mira aquí para saber más. 

 

4. EXPONER Con esto hemos de ser capaces de explicar lo que aprendemos a uno mismo o a alguien. No sabemos algo BIEN hasta que no sabemos explicarlo.

 

1. Quedarse con lo fundamental para posteriores aplicaciones: aquí hay dos posibilidades:

 

a. Especialización: para exponer lo aprendido en un examen, prueba…o sea, estudiar "para el examen", teniendo en cuenta qué nos pueden pedir.

 

b. General: para tener “cultura general” y saber hablar de diferentes temas en la vida. Ésa es la que nos interesa de verdad, la que nos va a servir en la vida para que no nos tomen por tontos o por ignorantes.

 

Todo esto parece muy complejo, pero en realidad, si te pones a pensarlo, muchas partes de este proceso ya las llevas a cabo de manera automática, de forma natural.