Trabajar con vídeos y películas para aprender idiomas

Mirando la tele también se aprende...
Mirando la tele también se aprende...


Una de las formas más divertidas, interesantes, eficaces, asequibles y baratas (¡todo son ventajas, oiga!) para aprender idiomas son las películas y los vídeos, que se encuentran de manera fácil y rápida en Internet, pero hay que saber cómo trabajar con ellos para sacarles todo el rendimiento y aprovechar cada minuto que les dediques... Sigue estos consejos y verás que en poco tiempo puedes mejorar muchísimo tu nivel.

 

¿Qué video o película elegir? 


El punto fundamental es pensar que vamos a "aprender", no a "ver" una peli o vídeo, por eso es mejor que utilices una película que ya hayas visto, pues así dejarás de preocuparte por del argumento y te centrarás en la lengua, en lo que dicen, y en cómo lo dicen. La película perfecta es aquella que has visto ya cuatro veces, y que puedes verla sin problemas otras tres más porque te encanta. 


Subtítulos

 
Al principio nos harán falta, pero ojo, la película la veremos siempre en el idioma original y los subtítulos en inglés (o francés), salvo al principio. ¿Por qué ponemos los subtítulos en el idioma original y no en español? Pues porque queremos “sumergirnos” de lleno en el idioma, y además, porque viendo una película con subtítulos en español no se aprende gran cosa. Y no lo digo yo, sino que lo dicen los expertos. Y si no te lo crees, mira aquí.


Normalmente las películas compradas en la calle no suelen traer subtítulos en el idioma original, así que tendrás que ver si tienen subtitulado para sordos, y si la película la sacas de Internet deberás buscar (además de la película, evidentemente) los subtítulos en el idioma original por tu cuenta. Existen varias páginas para descargarte subtítulos, y luego puedes ponerlos a la vez que la película con un programa como el VLC Player, o el GOM player (ambos son gratuitos y de libre distribución), que tienen una función de Subtítulo. Trastea un poco en tu reproductor de vídeo favorito y mira si lo tiene o no.  

 

Proceso a seguir 

 

1) Si no has visto antes la película o el vídeo, es mejor verlo primero en el idioma original con subtítulos en castellano para saber de qué va y enteranos así de la acción y los personajes. De esta manera perdemos el interés en la película en sí (es lo que queremos).   

 

2) Luego podemos ver la película en el idioma original con subtítulos en el idioma original para irnos acostumbrando al vocabulario que emplean y captar las expresiones que utilizan en versión original, comparando a la vez la voz y el texto. 

 

Durante esta fase es conveniente tomar notas (lo ideal es llevar por ejemplo un cuadernito), y trabajar en sesiones cortas (10-15 minutos), porque aunque no lo parezca es bastante cansado. Apunta todo lo que te parezca interesante. 

 

Aquí hay que sentirse libre en todo momento para parar, ir hacia atrás, repetir y escuchar las veces que sea para familiarizarnos.  

 

3) En un tercer visionado, puedes ver ya la película en el idioma original y sin subtítulos, para comprobar si entiendes lo que dicen, y no sólo saber de qué va o por donde van, sino para ver si realmente lo entiendes. 

 

Si no es así, no hay tampoco que preocuparse, sólo seguir trabajando. De nuevo, es mejor hacerlo con trozos cortos, de 5 a 10 minutos. Luego puedes seguir ampliando la duración. Otra vez, para ir hacia atrás las veces que sea y escucha de nuevo para así familiarizarte con lo que estas trabajando. 

 

Poco a poco verás que el ver una película en el idioma original se hace cada vez más sencillo.